Cerveza de sesión: ¿qué es y cómo se hace?

cerveza de sesión

Una cerveza de sesión no se caracteriza por sabores o aromas particulares, sino principalmente por ser refrescante y ligera. 

Mientras que cualquier estilo de cerveza puede tener una fuerza menor que la descrita en las pautas clásicas, el objetivo de una de sesión es lograr un equilibrio entre el carácter del estilo en cuestión y el menor contenido de alcohol posible.

Una cerveza de sesión está diseñada para ser fácil de beber, tener poco alcohol y ser muy refrescante. Esta no debe exceder el 5 por ciento de ABV —algunos dicen que el 6 por ciento es aceptable—, así que el disfrute de la cerveza debe ser principalmente a través del gusto. Por lo tanto, una cerveza de sesión es una de bajo contenido alcohólico sin ser tal. La diferencia está en que se considera a una cerveza de bajo ABV cuando esta tiene menos de 1.2 por ciento; las cervezas sin alcohol tienen menos de 0.05 por ciento.

El resultado es una cerveza fresca que puedes disfrutar durante varias horas en una tarde soleada, o en una reunión con familiares o amigos, sin que los efectos del alcohol sean evidentes en ti.

 

¿Cómo saborear y degustar una cerveza de sesión? 

Todo depende del estilo. Con una IPA de sesión, por ejemplo, puedes esperar los mismos sabores que encontrarías en una regular, incluidos los aromas florales o a hierbas, las notas a frutas tropicales, etc. Las IPA de sesión también suelen presentar un amargor de bajo a medio y un cuerpo ligero y efervescente.

Por lo general, puedes maridar las cervezas de sesión como lo harías con sus contrapartes normales. Es posible disfrutar de una IPA de sesión con ensalada de fideos tailandeses, camarones o guacamole, o combinar una ale con bistec, cordero o pechuga. Recuerda que los sabores y los niveles de alcohol en las cervezas de sesión difieren de acuerdo al estilo.

cerveza de sesión

Y puedes servirlas directamente del refrigerador, ya sea en un vaso tulipa o en una pinta. A medida que la cerveza se calienta, notarás más sus aromas y sabores. 

 

¿Qué NO es una cerveza de sesión? 

No es ningún secreto que las IPA han acaparado la atención de los cerveceros y aficionados a la cerveza artesanal en los últimos tiempos. Las cervezas con un marcado sabor a lúpulo, y con mayor contenido de alcohol, conocidas como IPA imperiales, han obtenido gran popularidad. Estas, sin embargo, NO son cervezas de sesión. Lo que es cierto es que algunos consideran que las de sesión son una respuesta a las IPA: cervezas con sabor y complejidad en su versión baja en alcohol.  

Tips para hacer una cerveza de sesión 

Si observas las pautas de la BJCP, existen varios estilos para elegir, así como una posibilidad infinita de crear los tuyos al hacer tu cerveza de sesión.

Las sugerencias que te presentamos a continuación no necesariamente deben aplicarse al pie de la letra para todos los lotes. Algunas cervezas están destinadas a ser ligeras y refrescantes, pero si estás tratando de hacer una cerveza baja en alcohol que conserve algo del carácter y la sensación en la boca de una más completa, alguna combinación de estas técnicas puede resultarte útil. Aquí algunos consejos para elaborar una cerveza de sesión: 

 

Reducir o eliminar los azúcares simples

Los azúcares simples como la dextrosa fermentan más que los azúcares de la malta. Si bien estos son buenos para aumentar el alcohol, al mismo tiempo que mantienen un cuerpo liviano, no querrás ninguno en este caso. A menos que estés agregando algo que contribuya al sabor real, los azúcares probablemente sean contraproducentes en una cerveza de sesión.

 

Considera agregar textura

La suave y rica sensación en la boca de algunas cervezas se potencia con el uso de cereales como el trigo, la avena y el centeno. Intenta agregar cualquiera de estos en forma de hojuelas, o usa maltas de estos granos

Lee también: Descanso de diacetilo – Eliminando el sabor de no deseado de la cerveza

 

Haz tus cálculos cuidadosamente

En algunos casos, reducir la cantidad de malta puede cambiar la eficiencia del proceso de forma radical, ya sea incrementándola o reduciéndola. Probablemente, necesitarás realizar ajustes en algunos lotes para comprender completamente los efectos

 

Reduce un poco los lúpulos amargos

A menor gravedad, obtendrás más amargor de los lúpulos que usas, y habrá menos malta para equilibrarlos. No te limites tratando de mantener los niveles de IBU de tus estilos favoritos, puedes reducirlos un poco para que la malta se destaque. De esta forma, obtendrás una cerveza más equilibrada, con todos los sabores que entre sí funcionan como un todo armónico.

 

Elige sabiamente tu levadura

Se sabe que algunas levaduras añaden mucho sabor a la cerveza en forma de ésteres y fenoles, mientras que otras acentúan el sabor a malta o tienen una menor atenuación esperada. Si eliges la cepa adecuada, puedes hacer que tu cerveza sea tenga más sabor.

 

No exageres con esta última

Pero utilizar demasiada levadura puede hacer que la cerveza resulte insípida. Realiza bien tus cálculos, evita realizar un starter de levadura e incluso utiliza un poco menos de la indicada en el conteo celular. Las generaciones reproductivas adicionales por las que tendrá que pasar la levadura aumentarán su producción de compuestos de sabor, mejorando así tu cerveza. 

 

Mantén el mash caliente

Hacer lotes pequeños de cerveza casera puede ser accidentalmente perjudicial para la cerveza de sesión. El volumen de maceración necesario para preparar 5 galones (19 L) de una cerveza de sesión es pequeño y pierde rápidamente calor en su entorno. Por lo tanto, se recomienda agregar un poco de aislamiento adicional al mash o estar preparado para agregar calor durante el descanso de sacarificación. 

 

No laves de más el grano

Con una cantidad menor de granos en la molienda, es posible que debas reducir la cantidad de mosto que recolectas, o corres el riesgo de lavar de más y de que se produzca una cerveza astringente. Monitorea tus corridas finales y deja de recolectar mosto cuando llegues a una gravedad específica por debajo de 1.008, o el pH suba por encima de 5.8. 

 

No sobrecarbonatar

La carbonatación le da a la cerveza una agradable efervescencia, pero también enmascara un poco el cuerpo. Si deseas resaltar el cuerpo de tu cerveza de sesión, carbonátala un poco menos de lo que lo harías normalmente. Las cervezas británicas a menudo se carbonatan a solo 1.2 a 1.8 volúmenes de CO2. Muchas ales de sesión pueden tener un gran sabor si son mezcladas con nitrógeno —como con las stouts secas— y servidas como una verdadera ale —especialmente las english bitters—.

cerveza de sesión
Imagen: Serious Eats

Imagen del encabezado: JustBeer
Fuentes: Craftbeer.com
Seven Bro7hers Brewing Co.
LCBO
The Tap on Ponce
Homebrew Supply
Beer & Wine Journal

cerveza de sesión
error: Content is protected !!
Share via
Copy link