Métodos de carbonatación para tu cerveza

carbonatación

La carbonatación es un rasgo importante de la cerveza, ya que le añade sabor, cuerpo e influye en el modo en que los aromas del lúpulo y la malta serán percibidos por quien la bebe. Es igualmente importante para la apariencia de la cerveza y para la consistencia de su espuma o cabeza. Aquí te contamos sobre algunos métodos para poder llevarla a cabo con éxito.

 

 

Niveles de carbonatación

No todas las cervezas son carbonatadas al mismo nivel. De un lado tenemos, por ejemplo, las Ales inglesas a las que prácticamente no se les añade y, del otro lado, las Weizen alemanas, las cuales son altamente carbonatadas, tanto que al vertirlas en un vaso es necesario hacerlo por etapas para darles tiempo de asentarse.

Los niveles de carbonatación se expresan en volúmenes de CO2, una medida de gas disuelto en el mismo volumen de líquido, en este caso es un litro de CO2 disuelto en un litro de cerveza, por ejemplo. La mayoría de las cervezas cuentan con 2-3 de volumen, aunque hay algunas excepciones. Normalmente se ajustan los niveles al estilo de cerveza que se desee elaborar.

 

Métodos de embotellado

Existen diversos métodos con los que se puede carbonatar una cerveza mientras se embotella; cada uno de ellos se realiza tras la fermentación y justo ante de embotellar la cerveza. Además, a pesar de que la limpieza suele ser laboriosa, siempre es agradable ver la cerveza ya embotellada. Aquí algunos métodos:

 

  1. Corn Sugar/ Table Sugar

Consiste en mezclar una cantidad pre medida de azúcar y añadirla en la cerveza justo antes de embotellarla. En la mayoría de los casos se disolverá en un poco de agua destilada para añadir y mezclarse en un recipiente separado antes del embotellamiento.

 

  1. Extracto en polvo/ extracto de malta seca (DME)

Una opción para aquellos que no desean utilizar azúcar en su cerveza es el DME, un extracto que puede ser usado del mismo modo que el azúcar, aunque, obviamente, se requerirá mayor cantidad de extracto que de este para lograr el nivel de carbonatación.

 

  1. Krausening

Este método tradicional alemán utiliza mosto fresco para carbonatar la cerveza. Similar al método DME, pero en el que el cálculo de mosto de malta activa es un poco más complejo. Con este se proporcionan azúcares malteados necesarios para la carbonatación.

 

  1. Pastillas de carbonatación 

Las pastillas de carbonatación son comprimidos de azúcar o dextrosa que se añaden directamente en la botella. Normalmente su tamaño es para botellas de 350 gramos y son muy fáciles de usar, aunque dificultan personalizar la carbonatación o trabajar con botellas de diferentes medidas.

Lee también:¿Por qué se da la sobrecarbonatación en la cerveza? 

Carbonatación en barril

Los barriles ofrecen algunas ventajas significativas sobre las botellas, ya que no solo hace que el tirado de cerveza no se vea afectado por el “cool factor”, sino que la limpieza y llenado de estos tome menos tiempo que el de las botellas. Existen varios métodos para carbonatar con barriles:

 

  1. Carbonatación forzada

Por mucho, el método más común, con el cual simplemente se refrigera el barril para posteriormente aplicar CO2 a presión. Después de algunos días, este penetrará la cerveza y la carbonatará. De igual manera, es fácil controlar el nivel de carbonatación ajustando la presión.

 

  1. Carbonatación natural en el barril 

Aunque ya no se use tanto, se puede intentar carbonatar añadiendo azúcar, extracto o mosto al barril como si de una gran botella se tratara para carbonatar naturalmente el barril entero, tal y como se hacía antes de la carbonatación forzada.

 

Niveles de carbonatación 

Los niveles expresados en volúmenes se eligen antes de la carbonatación. Si uno no sabe por dónde empezar, un nivel recomendado, por ejemplo, es el que ronde los 2.4-2.6 para una típica Ale.

Para embotellar se puede usar un calculador para estimar la cantidad de azúcar o extracto que deberá ser añadida, así como el nivel de presión si se hará mediante carbonatación forzada. En línea existen incontables tablas con las cuales guiarse.

Si se hará carbonatación mediante embotellado, hay que calcular la temperatura de la cerveza, que suele ser la del ambiente, para calcular la cantidad de CO2 residual de la fermentación. Por otro lado, en la carbonatación en barril se utiliza la temperatura de almacenamiento como base.

Fuente: Beersmith

error: Content is protected !!