Ventajas y desventajas de hacer lotes pequeños de cerveza

hacer lotes pequeños de cerveza

Cinco galones es el tamaño más común de un lote de cerveza casera, cantidad que se traduce en cerca de dos cajas de cerveza. Esta medida se ha estandarizado por diversos motivos; por ejemplo, los garrafones de vidrio de cinco galones eran bastante fáciles de conseguir hace algunas décadas, cuando recién se popularizaba la fabricación de cerveza artesanal

Hoy en día, estos garrafones de vidrio o de plástico de cinco galones y las cubetas de grado alimenticio siguen siendo de uso común, aunque en otros tamaños.

Para los cerveceros caseros, los barriles Cornelius de cinco galones (mejor conocidos como barril de soda o Corny) son los más habituales debido a que son fáciles de llenar y limpiar. Asimismo, los cinco galones son la cantidad máxima de líquido que la gente puede cargar y trasladar de un lugar a otro sin gran esfuerzo.

Un lote más grande (es decir, de entre 10 a 15 galones) requiere un equipo mayor y más eficiente, mayor calor para calentar más líquido y bombas para moverlo de un lugar a otro, además de un enfriador de mosto más poderoso, entre otros requerimientos.

Básicamente, producir más allá de cinco galones conlleva un proceso que excede la capacidad y las dimensiones de la mayoría de las cocinas, sin mencionar el espacio de almacenamiento que se requeriría para la cerveza terminada.

Normalmente, la mayoría de la gente piensa que más es mejor; después de todo, si se van a invertir varias horas haciendo un lote ¿por qué no hacer uno más grande y terminar al final con más cerveza?

Este podría ser un argumento válido, pero al final del día quizá ese no sea el objetivo final de la mayoría de los cerveceros. De hecho, hacer lotes pequeños de cerveza (de entre uno a tres galones de tamaño) es más fácil y ofrece enormes beneficios. Aquí te presentamos algunos:

 

 

Requiere menos espacio

Mucha gente dice que le gustaría aprender a hacer cerveza casera, pero que tiene la desventaja de vivir en un departamento pequeño. Esto no es excusa para detenerse, si puedes cocinar comida en tu casa, entonces puedes preparar tu propia cerveza.

En la mayoría de las estufas se puede acomodar un hervidor de acero inoxidable de tres a cinco galones, sin mencionar que entre más pequeño sea el equipo, será mas sencillo operarlo, moverlo y guardarlo.

Y si uno desea cocinar con la malta en grano (sin extractos), se puede emplear el método BIAB (Brew in a Bag), el cual es muy sencillo y rápido.

hacer lotes pequeños de cerveza

 

 

Permite hervir todo el mosto

Se pueden hacer maravillas con un hervidor o tanque interior de ocho galones, ya que este permite hervir todo el mosto para un lote de cinco galones (seis galones de mosto hirviendo resultan en aproximadamente cinco galones de cerveza terminada, tomando en cuenta la pérdida de vapor durante la ebullición, la absorción de lúpulos, el sedimento de la levadura, etc).

Existen muchas ventajas derivadas de hervir todo el mosto, incluida la de una mejor isomerización de los lúpulos (para que aporten mejor su sabor y amargor característico).

Si solo se cuenta con un hervidor de cinco galones, se puede lograr un hervido de mosto completo para un lote de dos a tres galones.

hacer lotes pequeños de cerveza

 

 

Menos caro y menor riesgo

Hacer lotes pequeños de cerveza requiere de menos ingredientes, lo que equivale a menos dinero. Si algo sale mal (como por ejemplo, pescar una infección, usar una mala receta, tener algún accidente, usar demasiadas especias, etc.) y se tuviera que tirar el lote, la inversión perdida no sería demasiada.

 

 

Ideal para hacer lotes de prueba

Si se piensa elaborar una Stout de menta chocolate, pero no se desea gastar más de mil pesos (50 dólares) en ingredientes por temor a que todo termine en el drenaje, entonces está la opción de probar haciendo un lote de tres galones, lo cual es más económico.

 

 

Permite la variedad

Los conocedores rara vez se mantienen bebiendo el mismo tipo de cerveza durante una velada, pasan de una marca o estilo a otro. Algo similar le sucede a quien prepara cerveza artesanal, ya que prefieren la variedad y tener varios estilos de cerveza disponibles para beber o compartir en cualquier momento.

 

 

Posibilidad de hacer cerveza más fuerte

Las cervezas de gravedad alta (de alto grado etílico) requieren grandes cantidades de malta, lo que excede las capacidades o al menos pone al límite la mayoría de los maceradores para lotes de cinco galones.

Estas cervezas fuertes también necesitan un largo hervido para poder concentrar el mosto a través de la pérdida de vapor. Así, para muchos cerveceros, preparar un lote de cinco galones de 12 por ciento de volumen de vino de cebada no es redituable, pero hacer un lote de dos o tres galones sí lo es.

 

 

Mayor experiencia cervecera

Para los cerveceros caseros que disfrutan al máximo tanto del proceso como del producto, hacer lotes pequeños de cerveza es lo suyo, esto los conducirá a más sesiones y mayores oportunidades de experimentar, lo que se traduce en más experiencia y en una curva de aprendizaje más corta.

Lee también: Guía para hacer lotes grandes de cerveza

 

 

Puede ser un poco más rápido

Para la mayoría, preparar un lote de tres galones de cerveza toma casi el mismo tiempo que uno de diez, aunque hacer lotes pequeños de cerveza puede tomar menos tiempo (sobre todo si se emplea el método BIAB).

Mucho depende de la cantidad de calor. Si se trata de una cantidad pequeña de líquido todo puede ser más rápido, y esto nos ayuda a hervir con más vigor. Es más fácil enfriar tres galones de mosto caliente contra diez, lo que significa menor pérdida de tiempo antes de lanzar la levadura.

hacer lotes pequeños de cerveza

 

 

Lograr cantidades manejables

Cuando esta pasión por la cerveza artesanal se sale de control, el cervecero acaba con más cerveza de la que puede beber o regalar. A veces es bueno regresar a los lotes pequeños, con los que se puede experimentar, correr más riesgos, jugar con las especias, adjuntos, bacteria, etc., lo que es siempre muy estimulante.

 

 

Limpiar es más fácil

Es una regla, al tener menos equipo y herramientas más pequeñas se limpia menos. Tener hervidores, garrafones y enfriadores más pequeños permite manipularlos y limpiarlos incluso en un fregadero de cocina normal.

hacer lotes pequeños de cerveza

 

 

Lanzar suficiente levadura no es problema

Muchos paquetes de levadura (ya sea líquida o seca) especifican que pueden proveer de suficientes células para un lote de cinco galones, en un rango de entre 1.040 a 1.060 de gravedad del mosto.

Así que para un lote de entre uno a tres galones, un paquete de levadura es más que suficiente, incluso si es de un mosto de mucha gravedad. Los cerveceros de lotes pequeños rara vez tienen que lidiar con poner suficientes cantidades o con starters de levadura.

 

 

Inconvenientes de hacer lotes pequeños de cerveza

Aún hay muy pocos kits de ingredientes para hacer lotes pequeños de cerveza disponibles en internet o en tiendas especializadas. Afortunadamente, esto parece estar cambiando, en la medida en que algunos proveedores empiezan a incursionar en esto o los cerveceros desarrollan sus propias recetas.

Si usas las de internet, libros, revistas o alguna otra fuente, tendrás que adecuarlas a medidas pequeñas. Y esto no suele ser siempre tan fácil como usar el 50 por ciento menos de los ingredientes cuando se trata de pasar de 5 galones a 2.5, por ejemplo.

Por suerte, existen ya muchos software para preparar cerveza casera (algunos de ellos gratuitos) que facilitan mucho el proceso. Es importante tener en mente que las eficiencia podría cambiar, y que una disminución en el volumen de ebullición podría dificultar la isomerización del lúpulo.

También podría traer mayor pérdida por vapor con un menor volumen de ebullición, así que habría que ajustar esos detalles.

Controlar temperaturas puede ser todo un reto; una mezcla de volumen más pequeño puede desencadenar una gran pérdida de calor en el transcurso de una hora, cosa que podría manejarse con un pequeño esfuerzo extra.

También, durante la fermentación, menor volumen significa que la cerveza fermentada será más susceptible a los cambios de temperatura del aire. En otras palabras, si la temperatura en el lugar fluctúa violentamente en el transcurso de cada día, dos galones de cerveza fermentada se verán más afectados por esos cambios de lo que se verían cinco galones.

Por último, hacer lotes pequeños de cerveza producirá menos líquido prácticamente por la misma cantidad de trabajo y tiempo que en un lote más grande.

Fuente: Tap Trail

error: Content is protected !!