7 Mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

A continuación te dejamos con algunos mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal:

 

Mito 1: El lúpulo Citra sabe igual que cualquier otro lúpulo «C»

Los lúpulos Citra contienen una concentración más alta de dos de los aceites esenciales (geraniol y linalool), que otros lúpulos como Cascade, Centennial y Chinook. La actividad de la levadura convierte el geraniol en citronelol, que junto con linalool es un componente clave del sabor característico del Citra.

Dejando atrás la química, el Citra produce una calidad aromática diferente con más notas de tropicales y a melón, en comparación con el sabor clásico de naranja/toronja de la mayoría de las variedades del noroeste del Pacífico.

Para los que gusten aprender más del tema, Stan Hieronymus habla mucho sobre la química particular del lúpulo y la creación de nuevas variedades en su libro For the Love of Hops.

mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

 

 

Mito 2: Participar en concursos es la mejor manera para que los nuevos cerveceros obtengan feedback sobre sus cervezas

El papel principal de los jueces y críticos del mundo de la cerveza artesanal es elegir las mejores, la retroalimentación es secundaria.

Los jueces de una competencia tienen que trabajar con relativa rapidez, describiendo lo que ven, saboreando, sintendo y oliendo en tan solo unos minutos. Las cervezas suelen estar demasiado frías, se beben en pequeños vasos de plástico y se consumen en un entorno que no es propicio para el disfrute.

Si se detectan fallas, es casi imposible dar una retroalimentación constructiva, ya que el juez no sabe nada sobre la receta o proceso del artesano.

Si lo que se busca son comentarios constructivos, mejor será compartir la bebida con un cervecero experimentado en una reunión de algún club. De esa manera se puede hablar sobre el proceso y lo que podría modificarse.

mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

 

 

Mito 3: La sensibilidad de la lengua y nariz humanas hacia diferentes compuestos puede ser muy variable

Los estudios han encontrado que un gran número de personas no pueden sentir el diacetilo, por ejemplo. El hecho de que no se pueda probar la diferencia entre dos ingredientes o procesos no significa que nadie pueda.

Lo valioso aquí sería aprender por uno mismo a qué compuestos somos o no sensibles. De esa manera, aprenderemos a diferenciar entre lo que vale la pena y lo que no, y en qué debemos trabajar.

¿Quieres saber si las decocciones valen la pena? Hay que probarlas por nosotros mismos. Por lo regular, hay que preparar la misma receta con y sin decocción y analizar cuál se prefiere.

mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

 

 

Mito 4: Embarrilar ahorra más tiempo que embotellar

Siempre se disfruta de embarrilar. Es especialmente valioso para las cervezas que se desean servir rápidamente, además de que la capacidad de servir con CO2 mantiene las cervezas lupulosas frescas por más tiempo.

Esto nos da la capacidad de controlar y ajustar la carbonatación al beber; sin embargo, la ventaja que precisamente no tiene el embarrilado es ahorrar mucho tiempo.

Si bien este método nos permite repartir las tareas durante varios días, el tiempo total empleado es similar, en comparación con el embotellado.

Aunque un barril pareciera ser rápido de desinfectar, no lo es. Se coloca la cerveza en el, se cierra la tapa y se le engancha al tanque.

El barril debe limpiarse después de ser usado. Hay que desmontar el grifo y las líneas para una limpieza y sanitización en forma. Luego habrá que correr a la tienda para llenar el tanque con CO2, limpiarlo, etc.

No es que no valga la pena embarrilar, más bien el ahorro de tiempo no es una de sus principales ventajas.

mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

Lee también: 9 Mitos sobre la cerveza y la verdad detrás de ellos.

 

 

Mito 5: El Brettanomyces hace a las cervezas agrias

La gente suele creer que si fermenta su cerveza con Brettanomyces  (levadura), el resultado será el de un sabor amargo. Pero se trata de un dato erróneo, pues el Brett produce ésteres y fenoles enormemente aromáticos, pero muy poca acidez.

En una cerveza agria, las bacterias como Lactobacillus y Pediococcus son las responsables de producir el ácido láctico.

Cuando se expone al oxígeno, el Brettanomyces puede producir una pequeña cantidad de ácido acético, pero en el vinagre de malta es generalmente el acetobacter el que hace el trabajo pesado.

Como resultado, las cervezas 100 por ciento Brett generalmente no son más agrias que una cerveza fermentada con levadura normal.

Así que no temamos a la acidez en las Brett, ya que parte de su mala fama se debe a los puristas que, como no saben prepararla, escriben críticas negativas de cervezas 100 por ciento Brett por ser demasiado limpias.

Desmentir este tipo de mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal permite a los cerveceros seguir experimentando.

mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

 

 

Mito 6. Hervir el mosto durante mucho tiempo lo carameliza

Durante un hervor estándar del mosto, la temperatura experimentada (~213 °F a nivel del mar) no es lo suficientemente caliente como para caramelizar significativamente los azúcares. De esos azúcares comunes, la fructosa tiene la temperatura de caramelización más fría, a 230 °F.

Por otro lado, la temperatura de ebullición es lo suficientemente alta para lograr el efecto químico denominado como reacción de Maillard, que resulta de la reacción de los azúcares y los aminoácidos y produce resultados similares a la caramelización (color más oscuro y sabores complejos).

Aun con esto, el aporte de sabor al agregar 30 minutos a la ebullición es generalmente más bien leve.

Las hefeweizen alemanas a menudo se hierven cerca de dos horas, las cervezas Lambic o Gueuze se acercan a las cuatro, y ninguna de ellas se considera especialmente rica en malta.

Seguramente tu perspectiva cambiará al conocer la verdad detrás de estos mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal.

mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

 

 

Mito 7: La filtración elimina el sabor

No muchos cerveceros caseros filtran sus cervezas, pues creen que esto elimina demasiado el sabor. Estamos hablando de uno de los mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal más propagados.

De hecho, si se hace correctamente, lo único que elimina es la levadura. Por medio de este proceso, la cerveza puede cobrar vida y revelarnos sabores «secretos».

Si la cerveza está bien hecha y no tiene sabores extraños, puede ser una ventaja, especialmente en el caso de las Lager, que suelen tener sabores limpios y crujientes, perfectos para beber en el verano.

Existen abundantes mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal sueltos por ahí, tantos que no acabaríamos de enumerarlos todos en esta lista. Basta por ahora decir que si se está pensando incursionar dentro de la escena de la cerveza artesanal, vale la pena considerar, cuestionar y revisar todos ellos con el fin de lograr una cerveza sabrosa y consistente.

Esperamos que las explicaciones de los mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal te ayuden a seguir creciendo como cervecero.

mitos sobre la elaboración de cerveza artesanal

Fuentes: Note Stream

Beer & Brewer

error: Content is protected !!