Cómo escoger la mejor levadura para hacer cerveza

levadura para hacer cerveza

Lo principal, desde luego, es la calidad; no querrás arruinar tu cerveza por elegir productos que no la tengan. Pero hay otras cosas a considerar cuando elijas la levadura para hacer cerveza, como su nivel de floculación, los aromas y sabores que le brindará o la disponibilidad de la cepa sugerida en la receta.

 

Floculación

La floculación, término para describir el comportamiento de fermentación de la levadura para hacer cerveza, determina el color de la misma y normalmente se divide entre baja, mediana o alta. Una levadura de baja floculación queda suspendida más tiempo, lo que brinda una apariencia turbia, como las Hafeweizen.

Por el contrario, muchas Ale americanas o inglesas utilizan levadura de mediana floculación, mientras que las Lager usan de media a alta, ya que una levadura de alta floculación se fermentará y asentará mucho más rápido, facilitando así su aclaración. Las recetas lo indicarán, pero este es el principal punto a tener en cuenta la próxima vez que escojas una levadura.

Lee también: Cómo el uso de granos en la elaboración de cerveza afecta el sabor

Aroma y sabor 

Dependiendo qué estilo de cerveza estés elaborando, lo siguiente a lo que deberás prestar atención será el aroma y sabor que brinda el lúpulo. No querrás un toque aromático a clavo o plátano en una Wheat Americana, como su ausencia sería reprochable en una Wheat Alemana. Cada levadura brindará características particulares a la cerveza.

La mejor manera de determinar qué levadura para hacer cerveza emplear es probando los estilos que deseas emplear. Variedades como la Ale inglesa tendrán un perfil más dulce que la americana, por ejemplo. Ten en cuenta que dependiendo de cuál se elija, se acentuará un carácter de los subproductos deseables en cantidades mínimas, como los ésteres o el diacetilo, haciéndola más afrutada o mantecosa.

levadura para hacer cerveza

 

Grado de atenuación

Uno de los factores más importantes a considerar es el grado de atenuación, el cual afecta directamente el sabor del producto final. La atenuación refleja la reducción de densidad del mosto como resultado de la fermentación. Saber el grado de atenuación de una cepa ayudará a predecir la densidad final; cuanto menos atenuante sea, mayor será la gravedad final, y por lo tanto, los azucares no fermentados permanecerán en la cerveza.

La atenuación puede ser medida como baja, media o alta, o representada en un rango de porcentaje. Por ejemplo, una cepa Ale de California tiene un grado de 80%, lo que es alto; de modo que una cepa inglesa, de 63%, brindará un sabor más dulce y malteado.

 

Tasa de fermentación

La tasa de fermentación está ligada a los grados de atenuación, de modo que un fermentador lento será un atenuador bajo y producirá cervezas más malteadas. Esto será importante saberlo, aunque no es muy habitual, para calcular los tiempos de producción y que tu cerveza esté lista a tiempo.

 

Adecuación de estilo

Si deseas realizar un estilo particular de cerveza lo ideal es elegir la cepa de levadura con las características apropiadas determinada por la receta. Sin embargo, muchas veces no está al alcance el tipo descrito en esta, por lo que hay que saber cómo adecuarse a uno con características similares y compensar las diferencias durante la elaboración.

Fuente: Byo

levadura para hacer cerveza
Share via
Copy link
Powered by Social Snap