9 Mitos sobre la cerveza y la verdad detrás de ellos

mitos sobre la cerveza

Los mitos sobre la cerveza existen al por mayor. Si bien los cerveceros conocen la verdad detrás de todos ellos, todavía existen muchas concepciones erróneas sobre la bebida en general. A continuación, desmentimos algunos de los mitos sobre la cerveza más conocidos:

 

Mito #1: La cerveza debe servirse lo más fría posible

Según muchos cerveceros, la cerveza pierde parte de su aroma cuando está muy fría. La mayoría coincide en que, en general, esta debe beberse a una temperatura entre 7.7 y 10°C. Por supuesto, esto depende del estilo, pero algunos tienen reglas como “entre más oscura, menos fría”. Lo cierto es que uno desea saborear la cerveza y no sentir un líquido casi congelado en el gusto.

 

 

Mito #2: La cerveza embotellada es mejor que la enlatada

Hay dos problemas principales con la cerveza en botella: la luz y el oxígeno. Algunos científicos aseguran que, con el tiempo, el oxígeno que quedó atrapado entre la corcholata y el líquido afectará el sabor de la cerveza; además, el posible impacto de la luz es sumamente dañino. Las peores botellas son las transparentes y las que tienen corcholata twist.

Si bien en algún momento fue cierto que las latas le daban un sabor metálico a la cerveza, distintos procesos químicos evitan ya que esto suceda. En suma, se trata de un mejor empaque debido a que impide el paso de la luz, además de que son más fáciles de reciclar.

mitos sobre la cerveza

 

 

Mito #3: La cerveza de barril es mejor que la de botella

Si un establecimiento cuenta con un buen sistema para servir cerveza de barril y le da mantenimiento periódicamente, entonces estamos hablando de la más fresca que que se puede conseguir. Desafortunadamente, no todos los bares o restaurantes lo hacen, lo que da como resultado cerveza contaminada.

mitos sobre la cerveza

 

 

Mito #4: Las cervezas estilo Ale son más oscuras que las Lager

Cuando hablamos de una Lager oscura en realidad no se trata de una contradicción. La diferencia entre Lagers y Ales es la levadura. Las primeras se basan en la fermentación baja y en la proliferación de la levadura a bajas temperaturas. Las segundas se basan en la fermentación y producen los ésteres responsables de los sabores complejos y robustos.

El color no tiene nada que ver con la levadura, sino con la malta; entonces, para hacer una Lager oscura se necesita de una igual y más levadura. Este es el proceso que usan los alemanes para producir las Dunkel.

mitos sobre la cerveza

 

 

Mito #5: Las cervezas oscuras tienen más alcohol que las claras

Al igual que en el punto anterior, no existe relación alguna. La cerveza Guinness solo tiene 4.2 por ciento de ABV; de hecho, la Budweiser contiene más alcohol.

Unos de los mitos sobre la cerveza más ampliamente difundidos.

mitos sobre la cerveza

Lee también: 9 Extraños y efectivos usos alternos para la cerveza

 

 

Mito #6: La cerveza engorda

En 2011, tras repasar 31 estudios, investigadores concluyeron que solo beber en exceso resulta en un aumento de peso. El consumo moderado no tiene mayor implicación e incluso se encontró que los que lo practican suelen ser más delgados en promedio.

Una cerveza normal de 330 ml tiene la misma carga de carbohidratos que un vaso de vino y, según un estudio de 2009, solo contiene 2.5 g de fibra derivada de la cebada. Eso significa que beber una cerveza equivale a comer una rebanada de pan blanco.

Uno de los mitos sobre la cerveza que más preocupan a los bebedores casuales.

 

 

Mito #7: Dejar la cerveza sin enfriar la arruina

El verdadero enemigo de la cerveza es la luz. Si le da el sol a una cerveza embotellada ocurre una reacción química que libera algunos compuestos de azufre que se encuentran en los lúpulos. El olor puede ser desagradable; por eso, la mejor forma de evitarlo es almacenar la cerveza en un lugar oscuro.

 

 

Mito #8: El vino es más complejo que la cerveza

Todos conocemos a alguien que no bebe cerveza por que es muy “simple” y prefiere el vino. Pues bien, la mayoría coincide en que la cerveza es más compleja. El vino se hace con uvas, levadura y, a veces, azúcar. Se pueden hacer distintas mezclas, pero el proceso no es tan elaborado. La cerveza tiene un mínimo de cuatro ingredientes y la variedad de estilos es enorme, sin mencionar todo el procedimiento que conlleva.

Se dice que la cerveza tiene cerca de 700 perfiles de sabor distintos, mientras que el vino solo tiene la mitad.

mitos sobre la cerveza

 

 

Mito #9: Sedimento de levadura significa cerveza arruinada

Si bien varias cervezas tienen algún tipo de sedimento de levadura, la mayoría de las personas nunca han probado alguna con partículas visibles. La reacción ante esto suele ser negativa.

La levadura tiene una tasa de atenuación. Una vez que se queda sin alimento comienza a morir, se queda en el fondo de los fermentadores y usualmente se utiliza de nuevo. La que quedó flotando en la cerveza se filtra antes de embotellar. Sin embargo, a muchos cerveceros les gusta dejarla así, por lo que eventualmente termina en el fondo e la botella.

Otras cervezas pasan por un acondicionamiento para atrapar pequeñas cantidades de levadura y azúcar en cada botella y producir CO2 generando así la carbonatación. Esto impide que pueda ser filtrada posteriormente.

A la mayoría de la gente no le gusta beber la levadura, por lo que se puede evitar darle el último trago. De cualquier manera, con algunos estilos, como las hefeweizen, la levadura tiene que ser vertida en el vaso.

Esperamos que esta información te ayudé a conocer la verdad detrás de los mitos sobre la cerveza.

mitos sobre la cerveza

Fuentes: Men’s Health

Brew Review Crew

error: Content is protected !!