10 Tips para una buena fermentación secundaria

fermentación secundaria

Muchos cerveceros consideran que vale la pena llevar a cabo una fermentación secundaria durante la elaboración de cerveza. El tiempo que toma mover el lote de un fermentador principal a uno secundario ofrece varias oportunidades para mejorar todo el proceso y obtener una bebida superior. A continuación, te dejamos con 10 tips para una buena fermentación secundaria:

 

 

Sanitización

No hay que echar a perder el trabajo duro restándole importancia a esta parte. El fermentador secundario debe ser limpiado y sanitizado correctamente, además de todas las manguera y tubos empleados para el traslado. Tampoco hay que olvidarse del airlock diluyéndolo en agua destilada.

 

 

Usar autosifón

Transferir la cerveza es más fácil con este dispositivo. Adquirir uno será una de las mejores inversiones que un cervecero puede hacer. Solo hará falta un bombeo para realizar todo el traslado. Imprescindible para todo aquel que hace fermentaciones secundarias con frecuencia.

 

 

Tomar una muestra con el hidrómetro

La transferencia a un fermentador secundario ofrece la oportunidad de checar la gravedad y claridad de la cerveza y verificar que no haya algún problema. Siempre hay que documentar todo para no olvidar un dato importante.

fermentación secundaria

 

 

Añadir azúcares

Si te percatas de que el contenido alcohólico todavía es muy bajo puedes añadir un poco más de azúcar antes de la fermentación secundaria. Puede ser morena, ordinaria, miel o extracto seco de malta. Cualquier ingrediente fermentable puede usarse para aumentar la gravedad. La mayoría debe disolverse en agua destilada antes de mezclarse.

 

 

Añadir clarificadores

Muchos cerveceros suelen añadir clarificadores, como gelatina o colapez, durante esta etapa.

Lee también: Cómo saber si un lote de cerveza verdaderamente se ha arruinado

 

 

Añadir agua

Si crees que el volumen no es el adecuado y puedes prescindir un poco del contenido alcohólico, quizá quieras añadir un poco de agua destilada al fermentador. Hiérvela por 20 minutos y permite que se adapte a la temperatura de la cerveza. Mézclala utilizando un cucharón sanitizado.

 

 

Añadir lúpulo

La fermentación secundaria también es la oportunidad perfecta para mejorar el sabor y aroma a lúpulo en la cerveza.

 

 

Añadir hierbas o especias

Al igual que con los lúpulos, las hierbas y especias podrían ser parte de tu cerveza si decides añadirlas en este momento.

 

 

Mantener la temperatura estable

Grandes alteraciones en la temperatura podrían alterar el sabor, por eso es necesario mantenerla estable.

fermentación secundaria

 

 

Intentarlo en el barril

Si ya tienes tu sistema de embarrilado instalado puedes intentar la fermentación secundaria en un barril. El sedimento será mínimo, solo hay que tener la ventilación del barril abierta para no generar mucha presión. Una vez concluido el proceso, una carbonatación forzada será el último paso.

Fuente: ECKraus

error: Content is protected !!