Los orígenes y actualidad del estilo cream ale

cream ale

La cream ale es probablemente uno de los estilos que más confusión generan. Lo primero que habría que aclarar es que esta no contiene ningún producto lácteo. Lo de cream únicamente se refiere a la suave sensación en la boca. Pero ¿de dónde viene esta cerveza? ¿Cuál es su papel actual en el mundo de la cerveza artesanal? Veamos.

 

El origen

A finales del siglo XIX, los inmigrantes alemanes popularizaron las lagers y pilsners en los Estados Unidos. Aunque los cerveceros del noreste estaban más concentrados en las ales, no pasó mucho tiempo para que decidieran unirse a la nueva tendencia. El resultado fue una ale de fermentación fría conocida entonces como present-use ale, la cual hacía referencia a que debía beberse de inmediato.

Como la cerveza kölsch alemana, la present-use ale tenía un cuerpo ligero, era balanceada y tenía menos ésteres frutales.

En los tiempos previos a la Prohibición en Estados Unidos, la cream ale se elaboraba, principalmente, en el noreste y en varios estados pegados al Atlántico, sobre todo los de en medio. Esta se producía para competir con las golden lagers.

Lee también: Cerveza estilo bock, historia y variedades

Después de la Prohibición, la cream ale comenzó a usar distintas variedades de lúpulos, aunque con un aroma a estos muy tenue.

En enero de 1935, la cream ale de Krueger fue la primera en ser vendida en lata en Estados Unidos.

Algunos cerveceros utilizaban levaduras ale y lager durante la elaboración. Este híbrido es como una light pale lager con las características aromáticas de una ale. Su color es pálido, está altamente carbonatada y tiende a ser más lupulosa que una light lager. Pero, a diferencia de una kölsch, la cream ale contiene arroz o adjuntos de maíz para logar el cuerpo ligero y la suave sensación en la boca; sin embargo, muchos cerveceros optan solo por malta. En suma, la cerveza se distingue por ser ligera, refrescante y fácil de beber.

 

La cerveza cream ale hoy en día

En la actualidad, la mayoría de las cervezas estilo cream ale contienen un IBU de 10 a 22, un ABV de 4.2 a 5.6 por ciento y una carbonatación muy viva.

Aunque no hay nada “cremoso” en ella, sí que se le puede agregar lactosa para obtener un resultado distinto. Algunas cervecerías artesanales también han experimentado con fresas, vainilla, moras y frambuesas.

Hoy en día, la cream ale se fermenta a temperaturas calientes; sin embargo, la incorporación de levaduras lager permite que se madure a temperaturas frías.

Pero, como antes, muchos cerveceros siguen utilizando ambas levaduras, aunque de distintas maneras. Algunos las usan simultáneamente; otros utilizan la ale durante la fermentación primaria y la lager durante el almacenamiento en frío, y unos cuantos más obtienen dos cervezas: una con ale y otra con lager, para luego mezclarlas en una.

Cabe destacar que hay una distinción internacional en cuanto al término cream ale. En el Reino Unido e Irlanda, las cervezas nitro también son conocidas como tal debido a la mezcla de gas nitrogenado y la textura cremosa de la espuma.

Finalmente, algunas cervecerías han incorporado café para continuar la experimentación con el estilo.

 

Si compraste una cream ale esperando algo realmente cremoso o parecido a una stout, sin duda te llevarás una gran decepción. De cualquier manera, como ya constatamos, el estilo sigue cambiando en busca de nuevos horizontes.

Fuentes: MrBeer
American Craft Beer
Craft Beer & Brewing

Foto del encabezado: Ryan Brennecke/The Bulletin

cream ale
Share via
Copy link