Cerveza estilo Pilsner, historia y características

cerveza estilo Pilsner

Con entre 3 y 5 grados de alcohol, un sabor ligero y fresco pero al mismo tiempo intenso, la cerveza estilo Pilsner (también conocida como pils o pilsener) es uno reconocido en todo el mundo y que, además, cuenta con características muy especiales producto de su historia. Aquí te contamos sobre ella:

 

 

Historia

En 1842, los cerveceros de Plzen (Pilsen), centro de la región de Bohemia, hoy República Checa, crearon una cerveza hoy conocida en todo el mundo. Fundada por el rey Wenceslao II en 1295, Plzen se convirtió en el centro cervecero de la región y la elaboración de cerveza de suma importancia para su cultura.

Durante el siglo XVIII, los avances tecnológicos permitieron que en Plzen se hicieran grandes mejoras en cuanto a elaboración de cerveza se refiere, como el uso por primera vez de termómetros e hidrómetros y procesos de malteado, los cuales les permitieron crear maltas más ligeras.

Sin embargo, pese a estos avances, los procesos de fermentación no eran los óptimos, tanto que en 1838 un grupo de cerveceros desecharon 36 barriles de Ale, arrojándolos a la calle. Un par de años después, la llegada de un cervecero bávaro de nombre Josef Groll coincidió con la introducción de una levadura de inferior fermentación, hechos que permitieron implementar los métodos que estaban cosechando grandes frutos en Alemania.

Tras esto, dos años después, la cervecería Pilsner Urquell comenzó operaciones, irrumpiendo sorpresivamente con una cerveza clara y de color ligero en un entorno hasta entonces dominado por las cervezas de fermentación alta, oscuras y densas.

cerveza estilo Pilsner

Lee también: Cerveza estilo IPA, su historia

Características

Aunque ha sido adaptada y reinventada en todo el mundo, la cerveza estilo Pilsner tiene un carácter que no se identifica con el que predomina en las que bajo el nombre de Pilsner a secas ha sido comercializado por el mundo sin sabor y de poco cuerpo.

Afortunadamente, las pautas del estilo son fijadas por un programa de certificación entre las que se incluyen las siguientes:

  1. Apariencia. Una buena cerveza estilo Pilsner debe contar con un tono que vaya del Pale dorado al naranja oscuro, con una densa corona de color blanco cremoso que sea capaz de durar una buena cantidad de tiempo.
  2. Aroma. Se caracteriza por ser limpio y contar con una complejo y rica sensación a malta. Los lúpulos contribuyen a notas especiadas e, incluso, puede haber ligeros tonos de diacetilo, pero sin ésteres frutales.  
  3. Sensación en la boca. Si el diacetilo está presente brindará una sensación más completa; de otro modo, será de cuerpo medio con carbonatación media.
  4. Sabor. Se caracteriza por ser complejo, con tonos a malta acompañados por lo especiado de los lúpulos, un amargor notable y un acabado limpio y sin ésteres afrutados destacados.

Fuente: Kegerator

error: Content is protected !!