Cerveza estilo scotch ale: historia y características

scotch ale

Aunque Escocia es más conocida por sus whiskeys que por sus cervezas, el país tiene cierta historia con la cerveza, y el estilo scotch ale es prueba de ello. ¿Pero de qué se trata este misterioso elixir?, ¿y cuál es la diferencia con la wee heavy?

A continuación, damos un repaso por algunas de las características que todo amante de la cerveza debe saber sobre el estilo scotch ale.

 

¿Qué es?

Las scotch ales, a veces denominadas como wee heavy o “pequeña fuerte”, son ales cuya base es la malta. Se caracterizan por ser ricas en sabores y aromas a caramelo.

Se trata de una ale fermentada a una temperatura más baja —en comparación con otras integrantes de su familia—. Se somete también a un hervido más largo, lo que permite que el mosto se caramelice.

También conlleva menores tasas de lupulación; el resultado es una cerveza con un vigoroso sabor a malta enfocado en las notas a caramelo y tofi.

scotch ale
Imagen: Vinepair

Las tesituras a caramelo de la malta tostada dominan en estas cervezas. Se les reconoce por su color café intenso, un buen cuerpo, un gran sabor y, generalmente, una importante cantidad de alcohol; oscilan entre 6 y 10 por ciento de ABV.

A veces, puede tener un ligero amargor, aunque esto suele ser atenuado por el caramelo. Como era de esperarse, algunas scotch ales pueden tener esencia a turba —característica del whiskey escocés—, lo que la hace ideal para maridar con un buen plato de embutidos y quesos fuertes.

 

Origen

La scotch ale es una bebida que forma parte de la familia strong ale, misma que se originó en Edimburgo, Escocia, durante el siglo XIX; aunque la historia de la cerveza en aquel país podría ser más antigua. Evidencia arqueológica encontrada en el sitio de Balfrag, en Fife, Escocia, mostró residuos de algo así como una cerveza de miel en un objeto de cerámica con alrededor de 4,000 a 6,000 años de antigüedad.

Así, nacida en el Reino Unido, una región inadecuada para hacer prosperar el lúpulo, la scotch ale se centró, en cambio, en un ingrediente más disponible: la malta.

Lee también: Cerveza estilo kölsch – Historia y características

 

Diferencia con la scottish ale

Similar en nombre y perfil de malta, scotch ales y scottish ales tienen una diferencia principal: su nivel más alto de ABV. Porque cuando un cervecero dice wee heavy, en realidad se refieren a una scotch ale.

Las scottish ales, por otro lado, tienden, esencialmente, al equivalente ABV más bajo de una pale ale inglesa —alrededor del 3-5 por ciento—.

Si bien el agua, el lúpulo y la levadura son importantes para preparar una scotch ale —como en cualquier otra cerveza—, lo que la hermana con las scottish ales es la malta, el ingrediente más subestimado al momento de elaborar cerveza.

 

¿Cómo se elabora?

Las claves para cualquier receta de wee heavy radican en usar un lúpulo suave, una levadura limpia —con ésteres restringidos—, temperaturas de fermentación frías y, sobre todo, concentrarse en la malta, que es el centro de todo este proceso.

Algunos cerveceros emplean diferentes niveles de maltas cristal buscando dos cosas: el color rubí oscuro y ámbar —tan distintivo del estilo— y agregar un alto contenido de azúcar al mosto, que se trasladará a la cerveza durante la fermentación para darle un alto ABV.

Alternativamente, hervir por largo tiempo concentra el mosto para crear una variedad de azúcares complejos, esto con el fin de que la levadura se pueda alimentar. Algunos cerveceros llevan su wee heavy a un hervor de 90 minutos.

Producir un ambiente rico en azúcar es la clave para una buena scotch ale. Para ello, hay que elegir el grano; aunque, más adelante, en la preparación, también se puede agregar azúcar —como jarabe— o melaza.

scotch ale
Una de las cervezas de Primus que resultaron premiadas en la Copa Cerveza Mx 2021 —elaborada con una malta Maltosaa— es una scotch ale.

El lúpulo realmente no juega un papel importante en una scotch ale; casi cualquier variedad inglesa, como East Kent Goldings, Fuggles o Admiral, funciona bien.

Por último, la levadura puede ser británica o estadounidense, pero definitivamente debe ser lo más limpia posible, desprovista de los altos ésteres afrutados que normalmente se encuentran en las cervezas belgas.

A la temperatura de fermentación, por otro lado, sí se le debe poner mucha atención. Esto debido a que los climas típicos escoceses eran un poco más fríos, lo que obligaba a los cerveceros a emplear una técnica de almacenamiento —lagering—. Por eso, las scotch ales tradicionales se fermentan en frío.

 

Características

El estilo scotch ale tiene las siguientes características:

  • Rango de IBU: 25-35.
  • Rango de ABV: 6.2-8 por ciento.
  • Aroma: no se percibe el aroma del lúpulo. Aroma dulce y equilibrado a malta. 
  • Sabor: carácter a malta. Presencia de caramelo. El amargor del lúpulo es bajo pero perceptible. Notas a ciruelas, pasas y frutos secos.
  • Aspecto: color ámbar a rubí oscuro.
  • Sensación en la boca: el cuerpo de una scotch ale tiene buen recubrimiento bucal. Carbonatación media.
  • Maridaje con alimentos: perfecta para disfrutar con una buena variedad de carnes, quesos fuertes o postres cremosos con fruta.

Imagen del encabezado: Craft Beer & Brewing
Fuentes: Kegerator
Food & Wine
Hop Culture
Vinepair

scotch ale
error: Content is protected !!
Share via
Copy link