Guía para un buen maridaje de cervezas con postres

maridaje de cervezas con postres

Las cervezas y los postres pueden ir muy bien de la mano. Los sabores a chocolate, caramelo, fruta y café abundan, lo que abre la puerta a un buen maridaje de cervezas con postres. Esto, por supuesto, no es algo para tomarse a la ligera, pues hay que tomar en cuenta varios elementos para poder tener éxito. A continuación te damos algunos consejos:

 

¿Qué tan dulce?

Uno de los aspectos más importantes a considerar es el dulzor. El azúcar en los postres afecta la forma en que apreciamos el sabor de la cerveza, por lo que puede ocurrir un serio desequilibrio. Si el platillo es más dulce que la bebida, esta sabrá un tanto más seca y nuestro gusto percibirá sabores indeseables. El amargor, el contenido alcohólico y la acidez de pronto se volverán más agresivos y podrían arruinar el maridaje de cervezas con postres.

  • Recomendación: elegir una cerveza tan o más dulce como el postre a degustar.

 

¿Qué tan intensa?

Una regla de la degustación consiste en que las bebidas deben ir incrementando en intensidad conforme los tiempos van progresando. Esto se debe a que, de no ser así, la misma bebida resultaría muy débil al final, por eso se suelen tomar cervezas fuertes con los postres. La teoría tiene sentido, pero la ejecución podría no ser del todo exacta. El vino de cebada, las Imperial Stout y las IPA Dobles suelen ser servidas con ellos, pero a veces no van del todo. Por ejemplo: una Imperial Stout queda muy bien con un pastel de chocolate sin harina, debido a que la densidad de este último resulta ideal para proteger al gusto del amargor y contenido alcohólico del estilo. Pero no se puede decir lo mismo de una simple barra de chocolate oscuro, pues los sabores de la cerveza terminarán dominando.

  • Recomendación: escoger una cerveza menos amarga y alcohólica

 

Maridaje de cervezas con postres de chocolate

Los sabores chocolatosos y a café de las maltas rostizadas que se encuentran en las Stouts y Porters complementan muy bien a los postres de chocolate. Pero no hay que olvidarse del dulzor; las Stouts secas estilo irlandés y otras Porters no son una buena elección. Si se busca algo menos obvio, se pueden encontrar cervezas con sabores frutales y acaramelados que complementen al chocolate sin la necesidad de tener que imitarlo. La Dopperbock es un buen lugar para empezar, ya que su sabor a caramelo va muy bien con este tipo de postres. Las Ales oscuras belgas, como una Gouden Carolus, son lo suficientemente dulces para complementar los que tienen algún rastro frutal.

maridaje de cervezas con postres

Lee también: Los alimentos que van con cada estilo de cerveza. Una guía de maridaje

 

Maridaje de cervezas con postres de fruta

La levadura es un elemento muy importante cuando se trata de mezclar cervezas con postres frutales. Los ésteres producidos por varias cepas de levadura ofrecen algunos sabores a fruta que pueden conectar a la cerveza con el postre. Lo anterior puede ser encontrado en algunas Ales belgas de abadía, Witbiers, Ales de trigo alemanas y Ales inglesas. El sabor a plátano y clavo de las Hefeweizens, Dunkelweizens y Weizenbocks va muy bien con este tipo de postres. Algunas Dunkelweizens más dulces pueden acompañar pies de manzana. La acidez de una Ale ácida queda con el panna cotta italiano son salsas frutales. Postres de nuez saben fantásticos con una Brown Ale. Por supuesto, las cervezas frutales también pueden ser una buena elección

 

Maridaje de cervezas con postres de caramelo

Debido a su gran dulzor, mezclar con postres de caramelo puede ser algo complicado. Cervezas muy dulces resultan una buena opción, como un vino de cebada inglés.

maridaje de cervezas con postres

Fuente: Serious Eats

maridaje de cervezas con postres
error: Content is protected !!
Share via
Copy link