3 Consejos a seguir para elaborar cerveza con fruta

elaborar cerveza con fruta

Elaborar cerveza con fruta resulta una buena prueba para experimentar; sin embargo, no solo se trata de depositarla en el fermentador. Además de la sanitización, hay otros aspectos que deben tomarse en cuenta para elaborar cerveza con fruta y evitar que algún tipo de microorganismo se desarrolle generando sabores indeseables:

 

Paso #1: Escoger la fruta

Primero hay que decidir qué fruta usaremos durante la elaboración. Eso no solo significa cuál, sino qué estilo. Se puede escoger fresca o en puré. Si bien algunos cerveceros afirman que la primera opción es la mejor, algunos otros aseguran que es más complicado, ya que hay que prepararla y cuidar que no esté contaminada.

Usar purés o jugos puede facilitar las cosas, pues estos productos ya están esterilizados gracias a su empaque; sin embargo, es necesario revisar que no contengan conservadores, ya que estos pueden entrar en conflicto con la levadura durante la fermentación.

 

 

Paso #2: Escoger la cantidad

¿Cuánta fruta debe agregarse? En realidad, no hay una respuesta concreta. La única manera de saberlo es experimentando. La cantidad dependerá de qué tan fuerte queremos que sea el sabor frutal y el estilo de la cerveza.

Hay una regla que tiene que ver con la dulzura de la fruta. Si esta cualidad es muy fuerte, como en las cerezas, lo mejor será agregar poco.

Lee también: 5 Consejos para hacer cerveza de calabaza

 

 

Paso #3: Agregar fruta al mosto

Introducir la fruta en el mosto para sanitizarla y que libere su sabor es una mala idea. El hervido hará que la pectina se esparza, lo que genera una cerveza brumosa y con sabores no deseados.

En su lugar, se puede remojar la fruta en el mosto caliente o añadirla directamente en el fermentador. Si escoges la primera opción debes hacerlo con una bolsa de nailon una vez terminado el hervido y durante máximo 30 minutos.

Obtendrás mejores resultados si añades la fruta una semana antes del embotellado en vez de agregarla al mosto el primer día. Hacerlo durante la fermentación primaria puede alterar el sabor de la fruta. Hacerlo después previene desbordamientos debido a la alta presencia de azúcar.

Al elaborar cerveza con fruta hay que tener mucho cuidado y fermentar a temperaturas específicas del estilo elegido. También es buena idea colocar el fermentador en un lugar seguro donde se pueda limpiar y contener en caso de derrames o explosiones.

elaborar cerveza con fruta

Fuente: Mr. Beer

error: Content is protected !!